Porque el conocimiento nunca sobra, aquí apuntes de Historia, Geografía, Biografías y mas curiosidades...

lunes, 28 de agosto de 2017

La cultura Griega: Los Tiempos Heroicos

Buenas noches queridos lectores de el Conocimiento nunca sobra, el día de hoy veremos una de las más grandes civilizaciones de todos los tiempos, sin duda la que dio origen a nuestra civilización actual, la Cultura Griega, serán varios post los que publicaré, el día de hoy veremos los tiempos heroicos de la cultura griega.

La Grecia Antigua

La importancia que tuvo Grecia en la antigüedad y las grandes etapas de su historia se explican en parte por su configuración geográfica.

Mapa de Grecia Antigua


Es un país de relieve quebrado en la que las cadenas montañosas, erizadas de picos casi inaccesibles, separan y aíslan los pequeños cantones, que viven replegados en sí mismos y aferrados con pasión a su independencia.

A esa división del suelo corresponde una división política, de modo que los antiguos griegos, aunque sintiéndose de la misma raza y reunidos algunas veces por aspiraciones e intereses comunes, nunca formaron un Estado.

Gracia es ante todo un país marítimo. La inmensa extensión de sus costas, las múltiples cortaduras por donde el mar penetra profundamente en el suelo griego han hecho de sus habitantes un pueblo de marinos y de comerciantes y han transformado modestas aldeas en ciudades ricas y florecientes.

La navegación fue, tanto más sencilla para los griegos cuanto que los mares que rodean su país están jalonados de islas, que constituyen otras tantas etapas y abrigos seguros. A causa de éstas islas, estuvo en constante relación con los países del Oriente mediterráneo; tuvo un pronto inicio en su civilización, pero defendió su propio genio, hecho de justa medida, de armonía y claridad, representadas brillantemente por sabios y artistas.

Los tiempos heroicos

Heródoto (484-425)
Conocemos más la historia griega en su conjunto, que la de los pueblos de Oriente, porque Grecia tuvo historiadores como Heródoto, Tucídies, Jenofontes, y sus innumerables obras de arte, sus inscripciones y sus monedas han significado, además, una fuente preciosa de documentación. Pero lo que ni los textos históricos no los demás documentos habían revelado con precisión es la existencia de una muy antigua civilización que hace mas de 2000 a.C brilló en las islas del mar Egeo y después en Grecia meridional.

Las excavaciones iniciadas a fines del siglo XIX, nos permiten conocer mejor, día a día, las costumbres de ese pueblo.

Antiguas civilizaciones de Grecia

Civilización cretense: Creta, por su situación privilegiada entre Grecia, Asia Menor y Egipto, parecía destinada a un papel importante; y de hecho, alrededor de diez siglos, aproximadamente entre 2500 y 1500 a.C, la civilización que ella creó brilló con vivo resplandor en todo el mar Egeo.
La tradición había conservado el recuerdo del poderoso rey Minos, que embelleció Cnossos, su capital, con maravillosos palacios. Lo que si es cierto es que aun subsisten ruinas de esta ciudad, de las que se han retirado muchos objetos de arte, frescos, bajorrelieves, que son testimonio de una civilización muy adelantada.

Hacia el siglo XV el imperio cretense desapareció bruscamente, destruido sin duda por la invasión de los aqueos.

Civilización micénica: La Grecia primitiva, había sido, dicen los griegos, poblada por los pelasgos; pero numerosas invasiones renovaron esta antigua población: la de los pueblos arios, venidos del norte y que se designan bajo el termino general de helenos. Los primeros en llegar fueron los aqueos, que levantaron las poderosas construcciones de Micenas y d eTirinto en Argólida, desde dominaron a su vez, durante siglos el mundo egeo.
Puerta de los Leones, Micenas

De hecho, los aqueos, imitando a los cretenses, introdujeron entre las civilización cretense y micénica grandes diferencias. Se mostraron menos artísticas, prefiriendo a las obras delicadas las construcciones de grandes proporciones, como la célebre Puerta de los Leones de Micenas. Bajo la amenaza de sucesivas invasiones, no llegaron a unificar el Estado, como en Creta. Permanecieron divididos en pequeños reinos, que tenían como centro una acrópolis rodeada de enormes murallas defensivas. A una civilización de mercaderes había sucedido finalmente una civilización de guerreros. Estos son los originales rasgos que descubrieron las excavaciones realizadas en Micenas y Titinto.

La tradición dice que un rey de Micenas, Agamenón, reunió en torno suyo a los principales aqueos para emprender contra la ciudad de Troya, en Asia Menor, una gran expedición. Es la famosa guerra de Troya que muchos siglos después debía insipirar los poemas homéricos la Iliada y la Odisea.

Pero desde el siglo XII a.C., la civilización aquea fue destruida por la llegada de nuevos invasores indoeuropeos llegados del norte, los dorios, quienes gracias a sus armas de hierro, triunfaron de los aqueos, que aún sólo conocían las armas de bronce. Se adueñaron de la mayor parte de Grecia central y del Peloponeso. Su invasión tuvo gran violencia, ya que para obtener tierras en un país super poblado, los dorios expulsaron a los propietarios.

Así, pues, las nievas invasiones, al mismo tiempo que acentuaban, y por mucho tiempo, las divisiones de Grecia, obligaban a los venidos a emigrar, en parte hacia las costas de Asia Menor.

Civilización y creencias religiosas según los poemas homéricos

La mezcla de aqueos y dorios, a partir de esta invasión, constituyó el pueblo griego. Comenzaron desde entonces a modelarse sus caracteres fundamentales y a aparecer algunos rasgos originales de su organización política y de su vida cotidiana. al mismo tiempo, la religión doria, superpuesta a la egea, constituyo el sistema religioso de los griegos, tal como se lo cuenta en los poema homéricos. De allí la importancia que ofrece esta obra literaria para el conocimiento de la Grecia arcaica.

Los poemas homéricos

Fueron compuestos a partir del siglo IX .C., en Asia Menor y llamados así porque durante mucho tiempo se creyeron la obra de un solo poeta, Homero. Pero, indudablemente, son mas bien un conjunto de poemas, o un poema primitivo, enriquecido por múltiples aportaciones en diferentes épocas. Su interés reside también en su valor literario, en el hecho de que tuvieron gran éxito en la antigüedad, aun fuera de Grecia, y en todo lo que nos enseñan sobre la civilización aquea y todas las modificaciones que sufrió en Asia occidental durante los siglos que siguieron a las invasiones dorias.

Homero


La Iliada es una epopeya guerrera. Celebra los combates librados entre los aqueos y los griegos de Troya, y en particular la disputa de dos de sus jefes, Agamenón y Aquiles.

La iliada


La Odisea es un poema de aventuras, que canta el regreso de Ulises u Odiseo a la isla de Itaca, para reunirse con su mujer Penélope y su hijo Telémaco.

La odisea


Civilización de la Grecia primitiva

Estos poemas muestran a los griegos agrupados en pequeños Estados, casi siempre luchando unos con otros. Al mando de cada estado se encuentra un rey, cuya autoridad es reducida, pues debe consultar al consejo formados por los principales jefes, antes de tomar una decisión. La sociedad estaba dividida en grandes familias o clanes, cuyo jefe gozaba de autoridad absoluta. Comprendía también a extranjeros y a esclavos.

Hombres violentos, de costumbres simples y rudas, los griegos primitivos eran capaces de sentimientos delicados. Apegados a la hospitalidad, sensibles a la elocuencia, apasionados de la belleza física y de la poesía, acusan ya algunas de las cualidades que pronto se afinarán, permitiéndoles desarrollar y expander a su alrededor una magnifica civilización.

Características de la religión griega

Los griegos concebían a sus dioses a imagen de los seres humanos, a quienes sobrepasaban a decir verdad, en fuerza, belleza, poder y tenían sobre ellos la ventaja de la inmortalidad; pero compartían sus debilidades, sus amores, sus odios, sus celos. Esta manera de representar a sus dioses se llama antropomorfismo.

Con respecto a los hombres, los dioses son, ya sea aliados o enemigos declarados.

La Iliada por ejemplo, muestra a tal dios, a tal diosa dirigiendo los golpes de su héroe favorito, dándole su protección; y otro dios, que, para vengarse del héroe, de quien no está satisfecho lo persigue con su enemistad. En la Odisea, el sutil Ulises es alternativamente favorecido o abandonado por los dioses.

La religión griega no era intolerante, y el sacerdote, subordinado al magistrado, algunas veces magistrado, no tuvo nunca en Grecia la misma autoridad que en los países orientales.


Los dioses y los héroes

El conjunto de las leyendas relativas a los dioses y a los héroes constituye la mitología.

Las divinidades primitivas, Urano (el cielo), Gaia (la Tierra), Cronos (el tiempo), fueron arrojadas del cielo por Zeus hijo de Cronos, quien después de haber derrotado a los Titanes se convirtió en señor de los dioses y de los hombres. Su morada habitual era la cima del Olimpo.

Zeus era para los griegos el rey de los dioses, personificación de las fuerzas del cielo, de la sabiduría y de la justicia. Cerca de él se sentaban: Hera, su esposa; Afrodita, diosa del amor, Atenea diosa de la sabiduría y las artes; Artemisa diosa de la luna; Apolo dios del sol, de la luz y de la música; Hermes, dios del comercio; Ares, de la guerra; Poseidón del mar; Hades, de los infiernos; Hefesto del fuego y los herreros; Demeter personificaba la tierra nutricia, productora de las cosechas.



Por debajo de los grandes dioses colocaban múltiples dioses secundarios y semidioses o héroes. Entre estos los más populares eran Hércules; Teseo, Edipo, Perseo y Belerofonte.

Los ritos consistían sobre todo en sacrificios animales, en ofrendas y libaciones, por medio de las cuales creían conciliar el favor de los dioses o apaciguar su ira. Las fiestas religiosas comprendían procesiones en las que participaba todo el pueblo, como la Panateneas en Atenas, los juegos y los concursos.

Referencias

Titulo: Enciclopedia Autodidacta Quillet
Editorial Cumbre. S. A. de C.V. 27 Edición. 1989. Tomo IV
paginas 353-355



Reacciones:
0

0 comentarios:

Publicar un comentario