Porque el conocimiento nunca sobra, aquí apuntes de Historia, Geografía, Biografías y mas curiosidades...

miércoles, 1 de noviembre de 2017

El liceo vs La academia

Buenas noches queridos lectores de "El conocimiento nunca sobra", el día de hoy veremos una comparativa entre las dos grandes escuelas filosóficas de la Grecia clásica, en un primer bando encontramos el Liceo, fundado por Aristóteles, alumno de Platón y en el otro bando a la Academia, fundada por Platón; éstas escuelas, tenían entre sí marcadas diferencias, y las veremos a continuación.

Liceo versus Academia

El Liceo y La Academia eran hacia el 330 a.C., las dos principales instituciones pedagógicas de Atenas y representaban el centro intelectual del mundo griego, algo así como serían las dos mejores universidades norteamericanas para el mundo actual. Aunque no había un ranking ni un espíritu competitivo entre ambos centros educativos, cada uno defendía unas características particulares y el sello por el que se distinguían, así como su propia manera de organizarse.

Mientras que la Academia había dado, desde siempre, la mayor importancia a las matemáticas y tenía una orientación más bien especulativa, la institución de Aristóteles pasaba a ser mucho más empírica y práctica. Por otro lado, la Academia era una especie de escuela privada, mientras que en el Liceo, muchas  de las sesiones eran públicas y gratuitas. Aristóteles dedicaba las tardes a enseñar en sesiones abiertas los temas más sencillos y de interés más público (llamados exotéricos o populares), como la retórica o la política, y seleccionaba a los alumnos más aptos para dar con ellos sus paseos matutinos, en los que se trataban los asuntos filosóficos más complejos y profundos (conocidos como "acroamáticos", esotéricos o avanzados). En ellos se discutía sobre metafísica, lógica o filosofía de la naturaleza.

Además, durante su estancia en la escuela, Aristóteles reunió cientos de manuscritos, en lo que se considera la primera gran biblioteca de Occidente, modelo para las de Alejandría y Pérgamo. También formaban parte de su colección un buen número de mapas y hasta un museo de objetos que utilizaba en sus leccione, que al parecer eran mucho más empíricas que las de la Academia. Cuenta la tradición que Alejandro Magno había contribuido con una importante suma de dinero al esplendor de dicha colección, y que incluso había dado orden de que se informara a Aristóteles de cualquier descubrimiento con interés científica que se produjera en el imperio macedonio, lo cual sería otra muestra de la estima y el respeto que el emperador debía sentir por su tutor.

Hasta aquí el post, espero compartan, comenten, den +1 o clic a algún anuncio que les interese. Saludos

Referencias

Aristóteles: De la potencia al acto
P. Ruiz Trujillo
Batisfaco, S.L (2015)
Reacciones:
0

0 comentarios:

Publicar un comentario