Porque el conocimiento nunca sobra, aquí apuntes de Historia, Geografía, Biografías y mas curiosidades...

jueves, 3 de mayo de 2018

Gandhi. Biografía

Buenas noches queridos lectores de "El conocimiento nunca sobra", el día de hoy les traigo la biografía de uno de los hombres más ilustres del siglo XX y es nada menos que Mahatma Gandhi

Gandhi


Mohandas Karamchad Gandhi fue el gran jefe espiritual y político de la India moderna. Desempeño un papel importante en la lucha de la India por independizarse de Gran Bretaña. Pero no fue un "luchador" en el sentido habitual de éste término, pues creía en el empleo de métodos pacíficos para superar las adversas condiciones sociales de los pobres y la dominación inglesa en la India. Sus creencias y enseñanzas le ganaron muchos seguidores en el pueblo indio, así como el respeto y la admiración de personas de todo el mundo.

Sus primeros años

Gandhi nació en Porbandar (India) situada en el extremo noroeste de la India, en la región de Gujarat el 2 de octubre de 1869. Su padre, de la clase social de los comerciantes llamados banias, ocupó diversos cargos importantes en varios Estados en lo que en aquélla época se componía la India. Unos eran grandes; otros pequeños. Muchos los gobernaban príncipes índigenas y otros dependían del gobierno británico, que dominaba todo el subcontinente.

Siguiendo las costumbres de la india, Gandhi se casó a edad temprana (a los trece años) con una niña de su edad llamada Kasturbai, con quien estaba prometido desde los seis años sin saberlo. El joven esposo se enamoró apasionadamente de la muchacha, y por hacer el amor con ella abandonó el lecho de su padre moribundo la misma noche en que éste murió. El suceso dejó un sentimiento de culpa imborrable en Gandhi, que más tarde se declararía en contra del matrimonio entre niños y a favor de la continencia sexual. Aunque se casó jóven, continuó yendo a la escuela hasta los dieciocho años. 

Entonces dejó su tierra natal y se trasladó a Londres, donde estudió leyes durante tres años. En Londres vivió tres años (1888-1891), período en que se produjo uno de los hechos más determinantes de su vocación: el descubrimiento de Oriente a través de Occidente. En efecto, en la capital inglesa comenzó a frecuentar a los teósofos, quienes lo iniciaron en la lectura del primer clásico indio, el Bhagavad Gita, al que llegaría a considerar «el libro por excelencia para el conocimiento de la verdad». También allí entró en contacto con las enseñanzas de Jesucristo, y durante un tiempo se sintió tan atraído por la ética cristiana que dudó entre ésta y el hinduismo.

De esa época son sus intentos de sintetizar los preceptos del budismo, el cristianismo, el islam y su religión natal a través de lo que señaló como el principio unificador de todos ellos: la idea de renunciación. En estos años decisivos para su formación intelectual leyó a León Tolstói, en quien más tarde encontraría el guía para el perfeccionamiento de la práctica y la teoría de la no violencia. Y cuando regresó a la India con el título de abogado, lo hizo con sus señas de identidad orientales: había ido en busca de la sabiduría occidental y retornaba con el secreto que había hecho sabios a los hindúes.

 De regreso a su patria comenzó a ejercer de abogado en el Tribunal Supremo de Bombay. Los dos años pasados en esta ciudad no fueron muy felices, debido probablemente a que Gandhi era callado y tímido.

Comienza su lucha


Al volver a Porbandar encontró a su familia desintegrada: la madre había muerto poco antes y los Gandhi habían perdido toda influencia en la corte principesca. Como abogado no halló muchas perspectivas, ya que su primera actuación profesional terminó en un humillante fracaso, pues enmudeció al dirigirse al tribunal y no pudo continuar. Fue entonces cuando una factoría comercial musulmana le ofreció un contrato para atender un caso de la empresa en la ciudad sudafricana de Durban, y Gandhi no dejó pasar la oportunidad: en 1893 embarcó hacia Sudáfrica.

Comprobó que los colonos indios eran maltratados y despreciados, lo cual le descubrió un nuevo propósito en su vida: hizo de la causa de sus compatriotas la suya, y dedicó todo su tiempo a ayudarles a ganar mejor posición social. Con ello perdió su timidez.

Permaneció 22 años en Durban, durante los cuales dejó de ejercer su profesión y comenzó una existencia nueva, en la que se impuso la pobreza y sencillez, (quizá fue después de leer después de leer la crítica del capitalismo contenida en Unto This Last, de John Ruskin). En varias ocasiones trabajó como labrador y zapatero. Por haber encabezado una campaña de desobediencia, fue arrestado varias veces. A la larga obtuvo del gobierno reformas para los indios.

Resistencia pasiva

Gandhi regresó a la India en 1915. Durante la guerra de los bóers en Sudáfrica (1899-1902) había colaborado con los británicos organizando un cuerpo de ambulancias. Ya en su patria, también los ayudó a reclutar el ejército indio.

Después de la primera guerra mundial, Gandhi participó en el movimiento para lograr el auto gobierno de la India. Su meta estribaba en oponerse a la política seguida por la administración de Gran Bretaña. Odiaba la violencia, por lo que pidió a sus seguidores la resistencia pasiva, que consistía en no cooperar con el gobierno, pues creía que, si suficientes personas seguían su ejemplo, la fuerza de sus voluntades sería mucho mas poderosa que cualquier violencia.

Ayuno en vez de lucha

La táctica de Gandhi era tanto política como religiosa. Su método de oponerse al gobierno incluyó el ayuno (negarse a comer), la desobediencia y el boicot (negarse a comprar) de las mercancías británicas. En cierta ocasión para protestar por el impuesto sobre la sal, llevó a sus partidarios hasta la playa, donde la obtuvieron evaporando el agua de mar. Este acto, lo llevó a la cárcel, donde estuvo muchas otras veces. En ella ayunaba en señal de protesta. Los británicos, temerosos de que Gandhi se muriera de hambre, acostumbraban liberarlo rápidamente. Muchos indios consideraron a Gandhi un santo, y le llamaron Mahatma (alma grande). Así mismo se sirvió del ayuno como arma para combatir las condiciones sociales de la India, que reducían a la pobreza a la mayor parte de los habitantes e impedían su educación. A pesar de ser hinduísta, luchó contra el sistema de castas, de manera especial en cuanto a los parias o intocables (los sin casta), los desheredados de la sociedad. También ayunó para convencer a hinduistas y musulmanes de la necesidad de conseguir una estrecha colaboración y una convivencia pacífica.

La vida de Gandhi fue en extremo austera. Comía alimentos sencillos -leche de cabra y verduras-, tejía el mismo la tela de sus vestidos con una rueda de hilar, e instó a sus seguidores a que le imitasen en ese proceder. su atuendo era mínimo, habitualmente un simple taparrabos. Se encerraba un día a la semana en completo silencio, y lo dedicaba a descansar, pensar y escribir.

No solo proclamó que se debía luchar contra el mal por medios pacíficos, sino también que era menester respetar a todos los seres vivientes, pues, son palabra suyas: "el hombre no ha recibido el poder de crear, por tanto, no tiene el más mínimo derecho a destruir la más pequeña criatura viviente". Ante la veneración que le profesaban sus seguidores, no se cansó de repetir que no tenía ningún poder y que sus únicas virtudes eran la verdad y el desprecio a la violencia.

El sueño de Gandhi se realiza

En 1924, Gandhi ocupó la jefatura del Congreso Nacional Indio, que adoptó entonces la política que el preconizaba sobre la no violencia y desobediencia civil. Esta organización política se convirtió en la más importante de la India, y, en consecuencia, Gandhi como el jefe de ella, tuvo gran autoridad en el movimiento independentista. Vivió lo suficiente para ver que su patria alcanzaba la libertad por la cual, había luchado, pues en 1947 le concedieron la independencia. Pero le amargó esta victoria, la violencia que después se desató, especialmente en Calcula, entre hinduístas y musulmanes. En vista de que no había posibilidad de un acuerdo entre ellos, el país se dividió en dos naciones: la India y Pakistán. En un desesperado intento por evitarlo, anunció su decimoquinto ayuno en treinta y cinco años, que si era preciso, lo llevaría hasta la muerte. Lo dio por terminado al sexto día, cuando le aseguraron que terminaría la discriminación hindú contra los mususlmanes.



El 30 de enero de 1948, cuando al anochecer se dirigía a la plegaria comunitaria, fue alcanzado por las balas de un joven hindú. Tal como lo había predicho a su nieta, murió como un verdadero Mahatma, con la palabra Rama ('Dios') en sus labios. Como dijo Einstein, «quizá las generaciones venideras duden alguna vez de que un hombre semejante fuese una realidad de carne y hueso en este mundo».

Referencias

Titulo: Enciclopedia Juvenil Grolier
Editorial Cumbre. S. A. de C.V. 2 Edición. 1976. Tomo 7
paginas 2046-2048


Hasta aquí el post queridos lectores, espero compartan, comenten, den +1 o clic a algún anuncio que les interese.
Gracias


Reacciones:
0

0 comentarios:

Publicar un comentario

Post mas vistos