Porque el conocimiento nunca sobra, aquí apuntes de Historia, Geografía, Biografías y mas curiosidades...

lunes, 7 de mayo de 2018

Los chairos

Buenas tardes queridos lectores, hoy en "El conocimiento nunca sobra", hablaremos de una palabra que está muy de moda en México, que todos hemos utilizado, o al menos escuchado más de una vez, y que todos sabemos a lo que hace referencia, está es la palabra chairo, sobre todo si eres de México, esto puede resultar interesante para tí.


Los chairos

En los últimos años en México, se ha vuelto esta palabra muy común, usada de manera despectiva para los seguidores de un grupo político generalmente de izquierda, aunque es una palabra antigua y que estaba en desuso, ha vuelto al vocabulario mexicano transformada en un significado totalmente distinto al original, pero, a pesar de ser una palabra muy usada, ¿realmente sabemos que significa?, ciertamente darle una definición oficial al nuevo termino de chairo, tardó algún tiempo, pero aquí te decimos lo que significa.

El chairo -chayru-, es un platillo que se sirve en Bolivia al norte de Chile y al sur del Perú. Está compuesto de carne de res y de cordero, tiene papa, zanahoria, cebolla, habas, granos de maíz, hierbabuena y unas cuantas especias. La palabra viene del idioma aimara y se traduce como sopa, sin embargo desde hace mucho tiempo –no se tiene registro desde cuando– forma parte del imaginario colectivo mexicano, tanto que hace un tiempo ya se hizo oficial en territorio mexicano.

Claro que en México, el chairo está lejos de ser un platillo tradicional latinoamericano. Aquí –cuentan quienes fueron jóvenes hace más de cuatro décadas– se utilizaba para señalar a los adolescentes que supuestamente se masturbaban, una “chaira” era una “chaqueta”, después fue mudando y a esos muchachos se les llamó “chaquetos” o “chairos” y no mucho después este término peyorativo se le atribuyó a jóvenes acusados de ser inexpertos, novatos, tontos.

De ahí que en nuestra era, la palabra conserve sus tintes despectivos, vergonzosos; pocos quieren ser un chairo, sobre todo luego de que este vocablo resurgiera con fuerza en 2012, cuando las elecciones presidenciales en México desataron protestas en todo el país, muchas de ellas encabezadas por jóvenes. Cual ave fénix, la expresión reapareció ahora para desprestigiar movimientos sociales, más que nada esos que mostraban disgusto contra el sistema operante.

Según el colegio de México, esta es la definición oficial de la palabra:
chairo
s y adj (Ofensivo) Persona que defiende causas sociales y políticas en contra de las ideologías de la derecha, pero a la que se atribuye falta de compromiso verdadero con lo que dice defender; persona que se autosatisface con sus actitudes.

Para el peridista Rogelio Villareal en su artículo publicado en Milenio el 14 de diciembre de 2014, indica que esta palabra es ofensiva para muchos y quien se la dice a otro siente superioridad intelectual con respecto a esta persona, se usa para señalar a personas mayoritariamente estudiantes, pero no faltan académicos, escritores, periodistas y artistas que reúnen características y afinidades como una vasta ideología izquierdista y una especie de cosmogonía nacionalista, indigenista y poética, que se oponen o se manifiestan contra el "sistema" o la "globalización", contra el imperialismo estadounidense, pero no contra el chino, que se tragan la espesa sopa ideológica preparada con ingredientes como el falso decálogo de Chomsky, los libros de Eduardo Galeano y el diario del "che" Guevara. Radicales, "conspiranoicos", simpatizan con el socialismo del siglo XXI; creen en el dogma del fraude electoral del 2006 y 2012 decretado por López Obrador. Carmen Aristegui, la Jornada y otros medios, son "independientes y críticos" en oposición a los medios vendidos al gobierno, a Televisa y TvAzteca.




Para ellos la violencia "anarquista" y el clamor guerrillero de los estudiantes de Ayotzinapa se justifican, pues creen que vivimos ya en una dictadura fascista. No importa que los normalistas rechacen la enseñanza de la programación y el inglés en las escuelas ni que secuestren autobuses, bloqueen carreteras o incendien gasolineras y edificios. El chairo tiende a cerrar el campo de la visión social y de las actividades humanas y alejarse de la discusión de los matices: para ellos es blanco y negro, bueno o malo, verdad o mentira; no hay elementos intermedios ni variables que expliquen o demuestren un hecho. Se inclinan más por un reduccionismo factual de primera instancia, sin contexto. Se asumen pues, como el ejemplo mismo de la virtud y la ética, y quienes no coinciden con ellos son todos neoliberales o de derecha - que originó el término derechairo no tan común -o bien, pertenecen a la mafia del poder.

En ese contexto nació el primer “chairo” popularizado en redes: Daniel Malpica, mejor conocido como “el meme del chairo”, un joven que acusaba directamente al entonces candidato presidencial, Gabriel Quadri, de iniciar una campaña de desprestigio contra su persona por medio de la difusión de su imagen hecha meme. En su blog explica que “el éxito del chairo se convirtió en un ícono antirevolucionario enfocado a ridiculizar la protesta social y algunas contradicciones argumentativas de la izquierda y el comunismo”, algo que hizo que dicho término tendiera completamente hacia esta vertiente, dejando de lado su significado gastronómico y su origen en México como insulto contra los “chaquetos”.



Fue entonces que los chairos emprendieron su camino al éxito mediático, un término popular –y fácil de usar– para referirse a cualquiera que fuera contra corriente a lo establecido, sobre todo en materia de política.


Así fue que este término fue casi exclusivo para todos los que apoyaban al candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador, a quienes se les señaló después como “Pejezombies” o “AMLOVERS”, personas que se identifican con las ideologías de izquierdas, “necios de vocación”, se dijo en varios medios tras el triunfo de Enrique Peña Nieto, candidato del PRI.


Años después, en 2014, la periodista Carmen Aristegui y su equipo de investigación revelaron que EPN tenía una casa blanca en las Lomas de Chapultepec propiedad de Grupo Higa, uno de los mayores contratistas de su gobierno. En redes, la periodista se convirtió en #Chairistegui gracias a un movimiento que trataba de contrarrestar la fuerza de la investigación, luego vino su casual despido de MVS y el apoyo de su público, quienes también se ganaron el título de chairos, por confiar en sus investigaciones periodísticas.


Hasta aquí el blog, espero compartan, comenten, den +1 o clic a algún anuncio que les interese.
Saludos

Referencias



Reacciones:
0

0 comentarios:

Publicar un comentario

Post mas vistos