Porque el conocimiento nunca sobra, aquí apuntes de Historia, Geografía, Biografías y mas curiosidades...

domingo, 17 de noviembre de 2019

Las abejas

Hay mucha verdad en el dicho “laborioso como una abeja”, porque este insecto figura entre los seres más diligentes de la naturaleza. Tiene que administrar su propia “ciudad” y mantenerla en buen estado, limpiarla, defenderla, caldearla o refrescarla, y abastecerla de comida, elaborando la miel para alimentarse. De este modo proporciona al hombre la sustancia con que endulza algunos manjares y bebidas.

Los científicos se han sentido siempre interesados en las abejas. A lo largo de los años, han descubierto muchas cosas sobre cómo algunas variedades viven en colonias, los diferentes trabajos que desempeñan, de qué manera elaboran miel, etc.

La abeja melífera

No todas las abejas se unen en colonias. En realidad, la mayor parte tienen una existencia solitaria. Pero de todas las que viven juntas, las melíferas (productoras de miel) son las más interesantes. Ello se debe a su sistema social. Ello se debe a su sistema socia. Millares de individuos forman una gran familia en el interior de una colmena, y se distribuyen el trabajo.

La colonia está encabezada por la reina, hembra corpulenta que pone todos los huevos de la comunidad. Empieza el desove los primeros días cálidos de la primavera, y no cesa de hacerlo a diario hasta el final del verano. Al principio pone unas docenas; después el número se eleva a centenares y luego sigue aumentando a lo largo de la temporada. En el transcurso de ésta, llega a poner entre mil y dos mil diarios. Cómo vive alrededor de cinco años, la cifra de los que deposita puede calcularse en un millón. La reina es, por lo tanto, la madre del enjambre.

Los machos, llamados zánganos, no participan en el trabajo de la colonia. Su única misión estriba en fecundar a la reina.

Las obreras, son hembras mucho más pequeñas y, además, no ponen huevos. Se encargan de las labores necesarias para el bienestar de la colmena.


La división del trabajo

Si observas la entrada de la colmena, verás que sus habitantes entran y salen constantemente. Unos se lanzan continuamente al aire, mientras otros se quedan y pasan al interior cargados de néctar y polen: son las obreras encargadas de buscar las flores y regresar con las provisiones imprescindibles para su abastecimiento. (Se llaman polen al polvillo del que se forman las semillas, y néctar, al líquido azucarado que hay en las flores)

Durante el vuelo a su hogar, el azúcar que hay en el estómago de la abeja sufre una reacción química. En la colmena, entrega el néctar a otras obreras, que lo almacenan en celdillas abiertas para que se seque, cuando se ha secado, se denomina miel, que sirve de producto alimenticio energético para las abejas.

Hay obreras especializadas en la construcción de los panales (series de celdillas hexagonales de cera). Algunas cuidan las crías y les dan de comer; otras limpian las celdas vacías y las preparan para los huevos que la reina depositará en ellas. Existen “soldados” de guardia en la entrada de la colmena, con misión de rechazar al enemigo. Muchas agitan las alas, para que el recinto reciba un suministro constante de aire fresco.

Otras obreras tienen a su cargo el néctar y el polen recolectados. Las que los han transportado abren la boca y las receptoras chupan gotitas de néctar de sus “lenguas”. Las que han recogido el polen, lo depositan en celdas especiales, y las obreras lo prensan en seguida en su interior.

La sociedad perfecta


Durante cientos de años la sociedad perfecta de las abejas melíferas ha atraído la curiosidad de los hombres. ¿Cómo sabe el recién nacido lo que tiene que hacer?. ¿Es posible que cada uno nazca dispuesto de modo que únicamente realice un solo trabajo?

Sabemos que cada obrera lleva a cabo ciertas labores según su edad. Vive solamente cinco o seis semanas, durante las cuales cambia de ocupación a medida que el tiempo pasa.

Si no quedaran en la colmena, más que las recolectoras, algunas de las mayores desarrollarían glándulas de crianza y cuidarían de las generaciones más recientes, aunque excedieran de la edad normal para esa misión. Una colonia sin individuos colectores puede hacer frente a casos excepcionales, como se ha observado en una colmena. Aunque solo había en ella abejas jóvenes, no se interrumpió el transporte de néctar y polen.

¿Cómo sucede esto? ¿Como se enteran de los trabajos que garantizan la continuidad de la vida del enjambre?. Los científicos han reparado en que cada individuo recoge, independientemente, información propia sobre las necesidades de la colmena. Todos los días dedica un tercio de su tiempo a recorrerla e inspeccionarla.

Comunicación en forma de baile

Los entomólogos (especialistas en el estudio de los insectos) han descubierto que unas abejas llaman a otras de su comunidad para recoger polen y néctar en lugares muy floridos. Las recolectoras regresan a la colmena y ejecutan bailes, en las superficies verticales de los panales. Las espectadoras se excitan, se colocan detrás de una danzarina, la imitan, abandonan su hogar sin que la bailarina las guíe y van en derechura de la fuente de suministro. Por lo tanto, las danzarinas han informado a sus compañeras de la dirección que les interesa y de su situación. 

Si las colectoras bailan en círculo, las que siguen la danza salen y encuentran la comida muy cerca de la colmena. El baile circular notifica, por consiguiente, que hay suministros en las cercanías. El olor que impregna a las bailarinas les informa de que flor procede el néctar. Sus antenas están pertrechadas de órganos olfativos, y con ellos las espectadoras recogen el mensaje oloroso. Cuando dejan su morada, buscan flores cuyo aroma coincida con él.

Si al regresar, las recolectoras se entregan a una danza oscilante, quiere decir que la comida está a más de cien metros de distancia. Al propio tiempo, comunican la dirección y la distancia de la fuente nutritiva.

Cuando ésta sigue siendo la misma durante largo tiempo, la dirección de la porción recta del baile cambia gradualmente de la mañana a la tarde, mientras el Sol altera su posición en el firmamento. La danza señala donde se encuentran los víveres. Si el recorrido recto apunta de manera directa hacia lo alto, están situados hacia el Sol; si indica hacia abajo, se encuentra en sentido opuesto a él; si marca sesenta grados a la izquierda de la vertical, el lugar del suministro se halla a sesenta grados a la izquierda del astro, etc.

La velocidad de la danza revela la distancia. Si es muy rápida -unas diez veces cada quince segundos-, la separación será de unos cien metros. Cuando el sitio que interesa está algo más de nueve kilómetros, la ejecutan una vez cada quince segundos. Cuanto más lejos esté tanto más lento será el baile.





Otras maneras de informar

La comida recolectada se reparte enseguida entre todos los miembros del enjambre. Esta distribución une a los miembros de la colonia. Los científicos intentan aún averiguar cómo las recolectoras modifican sus actividades para que la colonia disponga no solo de la clase de alimentos, sino también de la cantidad de ellos necesaria. Por ejemplo, si hay demasiado polen, o muy poco en la colmena, la información se transmite a las colectoras, cuyo número cambia en consecuencia. Todavía no se sabe con exactitud cómo ocurre.

Las abejas “hablan” entre sí con la ayuda de líquidos que fluyen en sus cuerpos. Las que cuidan de la reina lamen incesantemente una sustancia que segrega y la comparten con otros miembros de la comunidad. Si por alguna razón el enjambre pierde a su soberana, la sabejas se dan cuenta de su ausencia a las pocas horas. La buscan, y si no la encuentran, la reemplazan sin pérdida de tiempo.

Con el reparto de la comida, los líquidos corporales y los bailes, éstos insectos están al corriente de las necesidades de la comunidad y responden a ellas con absoluta dedicación.

El vuelo nupcial

En la colmena abandonada hay muchos zánganos y obreras jóvenes, y varias reinas que no se han apareado. Éstas continúan su desarrollo en sus celdas peculiares. La primera en salir mata a las restantes que crecen en sus habitáculos. Cuando tiene aproximadamente una semana, la reina va a la entrada de la colmena y los zánganos hacen lo mismo. Se lanzan al aire. En él, un zángano se aparea con ella e introduce en su cuerpo semen suficiente para fecundar todos los huevos que pondrá por el resto de su vida. El zángano muere después de ello. La hembra vuelve a la colmena y, días mas tarde, empieza a moverse sobre los panales en busca de celdas vacías donde depositar sus huevos.

De huevo a abeja adulta

La comida se almacena (1) para el sostenimiento
de la colmena, mientras el huevo (2) se convierte
en larva, que la nodriza se encarga de alimentar (3).
La larva crece hasta llegar a la madurez (4) y es
encerrada por la nodriza, que tapona la celda
con cera (5). La larva entra en fase de crisálida (6),
mientras contempla su desarrollo (7). La joven adulta
ya formada sale de la celdilla (8) para emprender
las actividades de obrera
La reina guarda en su interior el semen del zángano, que puede derramar sobre unos huevos antes de ponerlos o desovar sin fertilizarlos. Los no fecundados se convierten en machos (zánganos); los fértiles se transforman en hembras. Pero como hay dos clases de ellas, reinas fecundas y obreras estériles, surge la pregunta de como ocurre el fenómeno.

Todos los huevos se modifican en larvas (pequeños gusanos) al cabo de tres días, durante los cuales reciben sin excepción el mismo alimento, una sustancia llama jalea real. Esto es rico en proteínas y procede de las glándulas de crianza existentes en la cabeza de las obreras jóvenes. Las larvas de reina la reciben durante todo su crecimiento; las otras, solo durante el periodo mencionado y, a continuación comida más rica en miel. Son las futuras obreras. Por lo tanto, la alimentación determina si el huevo fertilizado será una obrera o una reina.

Las abejas "nodrizas" llevan alimento a las larvas unas mil trescientas veces diarias. Los nuevos seres, al llegar el sexto día, empiezan a fabricar un capullo (cascarón de seda) dentro de su celda de cera, que las nodrizas tapan con la misma materia. Mientras tanto, las larvas se transforman en crisálidas, etapa de reposo durante el cual su cuerpo de gusanillo adquiere la forma de abeja desarrollada por completo. La reina adulta abandona la celdilla al cabo de dieciséis días; una obrera perfecta lo hace a los veintiuno.

Los huevos estériles pasan por las mismas etapas que los fecundados, o sea, se convierten en larvas y después en crisálidas. De ellos resultan zánganos adultos a los veinticuatro días.

Las abejas solitarias

Cuesta comprender como se inició la bien organizada sociedad de las abejas melíferas. Pero podemos conseguir algunas ideas si observamos a algunas solitarias.

Muchas de las últimas tienen hábitos curiosos. Las abejas carpinteras o abejorros negros abren túneles a mordiscos en la madera y construyen en ellos una porción de celdas superpuestas, separadas por tabiques de astillas diminutas.

Las albañiles pegan trocitos de piedra en grupos de celdas, que adhieren a los muros pétreos y los acantilados. 

Las cortahojas usan las mandíbulas como tijeras y arrancan pedacitos de hojas y flores para forrar su nido y establecer divisiones entre las celdas. Las mineras hacen galerías en la tierra

Se llaman solitarias porque, como se comprende, la mayor parte viven solas. La hembra introduce polen y néctar en las celdas del nido, pone un huevo en cada bultito de alimento, sella el habitáculo y se aleja. Normalmente, muere al final del verano. Cuando salen del huevo en primavera, las crías se desarrollan gracias a la comida que se les dejó. Dependen totalmente de sí mismas, sin tener contacto con su madre. Cuando han crecido, los machos y las hembras se aparean.

Entre las solitarias, hay especie de hábitos semisociales. Las mineras son interesantes en particular por esta razón. Unas cuantas hembras abren juntas, en el suelo, una galería principal y después cada una de ellas hace otra menor que forma parte de la principal. Algunos miembros de la colonia se dedican incluso a guardar la entrada de la galería más importante.

Otras avejas excavadoras muestran un rasgo que las acerca a la vida en común. En su caso, las hembras consiguen vivir durante el invierno y ponen los huevos en la. primavera. Algunos de éstos se convierten en obreras que jamás se aparean. En su lugar, dedican sus días al cuidado de los huevos y los pequeños que salen de ellos. Aquí vemos dos avances hacia la existencia comunitaria, pues continúan teniendo contacto con los huevos y las crías. También hay indicios de división del trabajo. Dos clases de hembras del mismo aspecto cumplen deberes distintos: una, solo desova; otra, la de las obreras, se encarga de trabajar.
Abeja minera

Abeja cortadora

Los abejorros

En los meses estivales es muy común ver a los abejorros
posados sobre las flores, mientras recogen polen
Los abejorros van mas allá que las mineras solitarias, cuyas hembras soportan el invierno. En una colonia suya, no solo se distribuyen las funciones; también tienen obreras de aspecto diferente del de las reinas.

En la primavera, una reina de abejorros escoge un nido, que suele ser un agujero en el suelo, construye dos celdillas de cera y recolecta polen y néctar para la posterior alimentación de sus larvas. En una celda guarda la comida y en la otra deposita los huevos. Al cabo de veintidós días, salen de ellos las obreras adultas.

Lo único que distingue a éstas de la reina es su tamaño mucho menor. A partir de entonces, la soberana se dedica a poner huevos; el resto del trabajo compete a las obreras: cosechan comida, construyen celdas, y alimentan a las pequeñas que brotan del cascarón. En plena temporada, la reina llega a tener a su al redor varios cientos de "hijos", todos de los cuales trabajan en bien de la colonia. Al final de la estación, aparecen entre las crías las consabidas reinas y los machos o zánganos. Los segundos se aparean con las primeras, que descansan o duermen en el suelo durante el invierno. Los restantes miembros mueren, pero ellas sobreviven y salen en primavera para fundar colonias.

Las abejas solitarias y los abejorros nos muestran todos los pasos posibles que siguieron las especies melíferas para crear sus sociedades tan bien organizadas.







0

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Historia del control de cambios en México

Estamos viviendo una época del control de tasas de interés, la mayoría de los bancos centrales del mundo, están bajando su tasa de referencia, en México hace aproximadamente quince días que la bajaron del 8.25 al 8 por ciento y se espera que en los próximos día la vuelvan a reducir, esta vez al 7.75%, en este contexto, el periódico "El Financiero" publicó el día 8 de agosto de 2019, un artículo que hablaba sobre la historia del control de cambios en México, el día de hoy tenemos un tipo de cambio de libre flotación, es decir, que el precio del dolar lo asigna el mercado, pero no siempre fue así, y seguramente los jóvenes no se acuerdan y piensan que las cosas siempre han sido como las recuerdan, pues no, les dejo este gran artículo.



El sistema donde la divisa opera en una 'banda' también se ha aplicado en México, país que en diversas ocasiones y de distintas formas reguló su moneda en la segunda mitad del siglo pasado

Millennial, y no millennial, aquí te contamos la historia de estos casos:

Régimen de paridad fija (19 de abril de 1954 – 31 de agosto de 1976)


Durante varios años, previo a 1954, el dólar cotizó relativamente estable alrededor de los 8.65 pesos por dólar. Sin embargo, en 1954 se presentaron condiciones desfavorables para el país.

“Las dificultades que afectaron al normal desenvolvimiento de la economía norteamericana durante el año de 1954, provocaron incertidumbre y desajustes de cierta consideración en las actividades de numerosos países del mundo” , dijo ese año el Banxico en su informe anual.

En ese tiempo hubo una reducción dramática de las reservas del Banco, y para corregir estos desequilibrios, el 19 de abril de 1954 se devaluó la moneda nacional y se fijó en 12.50 pesos por dólar.

Este precio fijo duró más de 22 años

Sistema de flotación controlada (1° de septiembre de 1976 – 5 de agosto de 1982)


La paridad fija se mantuvo hasta septiembre de 1976 cuando se cambió a un sistema de flotación controlada.

El Informe Anual del Banco de México de 1976 menciona algunos factores que llevaron a esta decisión:

“La evolución de la economía durante 1976 fue desfavorable, ya que se registró una notable alza en la tasa de inflación (…) y una marcada reducción en el ritmo de la actividad económica.

“El público ahorrador empezó a mostrar una marcada preferencia por instrumentos bancarios de gran liquidez, y se inició un proceso de conversión de activos financieros en moneda nacional por activos en moneda extranjera. En 1976, facilitado por la liquidez alcanzada, este proceso se agudizó y el público mostró una clara tendencia a invertir sus ahorros en el extranjero”

Ante los desequilibrios mencionados se abandonó el sistema de tipo de cambio fijo y se estableció uno de flotación controlada a partir del primero de septiembre de 1976. Con el nuevo sistema, el Banco Central no necesariamente intervendría en el mercado de cambios para sostener el nivel del tipo de cambio, y sólo lo haría para "evitar fluctuaciones bruscas.”

El tipo de cambio inició el régimen en niveles de 20.50 pesos por dólar y se ubicó en 48.79 al término del mismo.

Sistema cambiario múltiple (6 de agosto de 1982 – 31 de agosto de 1982)


Desde finales de 1981 y durante el año de 1982, la economía mexicana sufrió una fase de inestabilidad.

“La mayor inflación interna respecto de la externa, la dependencia de la economía de los ingresos petroleros y la caída en el precio del energético, afectaron adversamente las expectativas sobre el nivel futuro del tipo de cambio. Con ello se estimuló la conversión de pesos a dólares, se drenaron las reservas internacionales y, en última instancia, se provocó la devaluación de febrero de 1982", dice el informe anual del Banco Central de 1982

Por estas razones, a partir del 6 de agosto entró en vigor un sistema de tipo de cambio dual: uno “preferencial” y otro “general”.

El preferencial se fijó en 49.13 pesos por dólar (con un desliz diario de 4 centavos, sin incluir sábados y domingos), se aplicaría a la importación de bienes prioritarios, como alimentos, y algunos insumos y bienes de capital requeridos para la actividad productiva. También se venderían al tipo preferencial los dólares destinados al pago de los intereses de la deuda externa pública y privada, y de las obligaciones del sistema bancario mexicano con el exterior.

El tipo de cambio general se determinaría por el libre juego de la oferta y la demanda de divisas, correspondientes a transacciones no comprendidas en el mercado preferencial.

“La reacción del público ante las modalidades del sistema dual fue de sorpresa y de incertidumbre respecto a la evolución futura del mercado de divisas. Así, en los días subsiguientes al anuncio del nuevo régimen cambiario, la cotización registrada en el mercado libre se movió al alza conforme se expandía la demanda de dólares", dice el informe del Banco.

El 12 de agosto se cerró el mercado de cambios para evitar que se agravara la situación. Posteriormente, al anunciarse la reapertura del mercado de cambios en los bancos a partir del 19 de agosto, se introdujo la operación de una tercera paridad entre el peso y el dólar. Dicha paridad, fijada en 69.50 pesos, debería utilizarse para liquidar obligaciones denominadas en moneda extranjera, y pagaderas en el país. Tales obligaciones se conocerían en adelante como 'mexdólares'

El tipo de cambio preferencial para el 12 de agosto y para el 19 de agosto fue de 49.29 y de 49.49 pesos por dólar, respectivamente.

Control generalizado de cambios (1° de septiembre de 1982 – 19 de diciembre de 1982)


Debido a movimientos especulativos en el mercado de divisas que erosionó las reservas internacionales, el 1 de septiembre de 1982 se decretó el control generalizado de cambios, con el que se abrogaron los tipos de cambio que existían en el régimen anterior.

El decreto publicado en el Diario Oficial estableció que el Banco de México determinará en qué casos se aplicará un tipo de cambio preferencial y en qué otros un tipo de cambio ordinario.

El tipo de cambio preferencial se utilizaría para el pago de deudas en México en moneda extranjera, o a instituciones en el extranjero, y para liquidar importaciones de bienes.

El tipo de cambio ordinario sería aplicable para calcular la equivalencia en moneda nacional tratándose de operaciones en moneda extranjera distintas al preferencial.

El tipo de cambio preferencial cotizó en 50 pesos por dólar hasta el 13 de diciembre de 1982, fecha en que la paridad se fijó en 70 pesos, mientras que el tipo de cambio ordinario lo hizo en 70 pesos por dólar hasta el 19 de diciembre de 1982.

Control de Cambios (20 de diciembre de 1982 – 4 de agosto de 1985)


Después del relevo presidencial en diciembre de 1982 se anunció un sistema de control de cambios que sustituía al control generalizado de cambios

Se fijaron dos tipos de cambio, uno controlado y otro libre. El primero se uso para pagos como la exportación de mercancías, pagos de las maquiladoras, pagos de deuda del Gobierno y empresas, e importaciones.

El libre se aplicó a la compraventa de dólares entre particulares.

Además, hubo un tipo de cambio 'especial' para deudas en moneda extranjera que se contrajeran antes del decreto.

La evolución de los distintos tipos de cambio a lo largo de estos años fue la siguiente:

Tipo de cambio controlado: con la entrada en vigor del nuevo régimen, cotizó en 95.00 pesos a la compra y en 95.10 a la venta, con un desliz diario (incluyendo sábados y domingos) de 13 centavos. El 6 de diciembre de 1984 se aumentó el desliz a 17 centavos diarios y el 6 de marzo de 1985, a 21 centavos diarios. Por último, el 25 de julio de 1985 se devaluó 20 por ciento y mantuvo el desliz de 21 centavos.

Tipo de cambio especial: se fijó a partir del día 20 de diciembre de 1982 en 70 pesos por dólar, sujeto a un desliz de 14 centavos diarios. El 16 de marzo de 1983 se decidió igualar el tipo de cambio especial con el controlado, debido a que muchos intermediarios financieros estaban sufriendo pérdidas cambiarias. En esta fecha, el tipo de cambio especial fue de 106.28 pesos, mientras que el controlado fue de 106.23 pesos por dólar. A partir de entonces, el desliz del tipo de cambio especial fue igual al del controlado, tanto en el monto como en las fechas en que se aumentó el desliz (incluso también fue devaluado en julio de 1985).

Tipo de cambio libre: se estableció para desalentar el mercado paralelo de divisas y cotizó el 20 de diciembre de 1982 en 148.50 pesos a la compra y en 150.00 pesos a la venta. Se mantuvo prácticamente constante hasta que el 22 de septiembre de 1983 se decidió introducir un desliz diario de 13 centavos. Después sufrió aumentos en el desliz, que de hecho fueron los mismos y en las mismas fechas que el tipo de cambio controlado, hasta que el 11 de julio.

Flotación Regulada (5 de agosto de 1985 – 10 de noviembre de 1991)


Hacia finales de 1985, se consideró que la política cambiaria que estaba vigente no tomaba en cuenta la evolución corriente y esperada de los agregados monetarios, ni su efecto sobre las reservas internacionales, ya que el tipo de cambio se movía uniformemente de acuerdo al desliz diario y no a las condiciones que en ese momento imperaban.

Por esta razón, se anunció un sistema de flotación regulada controlado, con el que diariamente se modificaban montos, para adecuar con flexibilidad y de manera gradual el nivel del tipo de cambio controlado a las circunstancias internas y externas, según el informe anual del Banxico de 1985.

El nuevo sistema no alteró el mercado libre, que ya no se deslizaba diariamente, pero modificó el mercado controlado con el ‟tipo de cambio controlado de equilibrio".

Para la determinación del tipo de cambio se llevaban a cabo en los días hábiles sesiones entre el Banco de México y las instituciones de crédito del país, en las que el Banco Central recibía posturas de cantidades para compras o ventas de dólares a un tipo de cambio anunciado previamente por el Banco, quien finalmente ajustaba el tipo de cambio anunciado hasta que se equilibraran oferta y demanda.

El tipo de cambio que resultaba de estas sesiones se publicaba al siguiente día hábil en el Diario Oficial de la Federación y aplicaba para solventar obligaciones denominadas en moneda extranjera dos días hábiles después de su fecha de determinación.

En este periodo de tiempo el tipo de cambio controlado inició en 282.30 pesos y terminó en 3 mil 73 unidades. El libre en 344.50 y concluyó en 3 mil 69.

Régimen de bandas cambiarias con desliz controlado (11 de noviembre de 1991 – 21 de diciembre de 1994)


Con el objeto de dar un estímulo adicional a los exportadores y a las empresas maquiladoras se abrogó el control de cambios a partir del 11 de noviembre de 1991 y se unificaron los dos mercados del tipo de cambio, el libre y el controlado.

El nuevo esquema consistía en dejar flotar al tipo de cambio dentro de una banda que se ensanchaba diariamente. Para esto, el piso de la banda se fijó en 3 mil 51.20 pesos por dólar, mientras que el techo presentó un ajuste diario (incluyendo sábados y domingos) a la alza de 20 centavos a partir de los 3,086.40 pesos. El 21 de octubre de 1992 incrementó el desliz del techo a 40 centavos diarios.

El tipo de cambio en este periodo inició en 3 mil 74 pesos, y concluyó en 3.99 de los nuevos pesos.

Libre flotación (22 de diciembre de 1994 – presente)


En 1994 ocurrieron varios eventos en México, como el levantamiento en Chiapas o el asesinato de Luis Donaldo Colosio, que provocaron inestabilidad en los mercados y terminaron con un ataque especulativo a las reservas internacionales del Banco de México a finales del año. Esto último llevó a la insostenibilidad del régimen de bandas cambiarias.

Por tanto, el 19 de diciembre de 1994 por la tarde, la Comisión de Cambios acordó abandonar el régimen cambiario para pasar a un régimen de flotación que inició tres días después.

"En el régimen de libre flotación, mismo que permanece hasta la fecha, el tipo de cambio se determina libremente en el mercado sin la intervención de las autoridades. Las operaciones que lleva a cabo el Banco de México en el mercado cambiario se hacen a través de mecanismos preanunciados y reglas ransparentes", explica el Banco Central.



Con información del Banco de México, Bloomberg y Reuters

Referencias

0

miércoles, 28 de agosto de 2019

Biografía de Thomas Alva Edison

Buenas noches queridos lectores de "El conocimiento nunca sobra", hoy les hablaré sobre un inventor, quizá el mas grande que haya tenido  el siglo XIX y XX, su nombre es Thomas A. Edison, por si se han preguntado quien inventó el foco, pues la respuesta será Edisón. He aquí un resumen de su historia.

Thomas Alva Edison


En diciembre de 1879, la gente, que leía los periódicos a la luz de quinqués, mecheros de gas y bujías, se enteró de algo que no tardaría en cambiar el mundo: se había inventado el primer sistema práctico de iluminación eléctrica.

El invento era obra de un joven estadounidense, Thomas Alva Edison, al que se llamaría "El mago de la electricidad" pues, gracias a su ingenio, se aplicaron de forma útil la energía y la luz eléctrica. Durante su larga existencia llevó a cabo mas de mil invenciones, cifra que no admite parangón. Muchas fueron tan importantes que nuestra vida sería inconcebible sin ellas.

Los primeros pasos de un inventor

Thomas Alva Edison nació el 11 de febrero de 1847 en la población estadounidense de Milan (Ohio).

Al, como se le llamaba familiarmente, había leído a los once años obras históricas tan importantes como Decadencia y caída del Imperio romano, de Gibbon, y la Historia de Inglaterra de Hume. Sentía predilección por Escuela de filosofía natural, de Parker, libro de pequeños experimentos científicos. Hizo su primer teléfono con un amigo enlazando dos botes con un alambre. Mas tarde, a los doce años, Edison vendió caramelos y periódicos en el tren que iba de Port Huron a la ciudad vecina de Detroit, así logró entregar un dolar diario a su madre.

Pero el empleo tuvo consecuencia más importante, porque le permitió visitar la biblioteca pública de Detroit. Para obtener la tarjeta de lector, pagó dos dolares, y sacó fruto a su inversión. "Empecé por el primer libro del anaquel inferior y seguí leyendo a partir de él uno tras otro", explicó Edison posteriormente. Le interesaban sobre todo las biografías de inventores como James Watt, creador de la máquina de vapor, y Richard Arkwrigth, autor de la máquina continua para hilar algodón.

Experiencias de un adolescente

Edison, a los quince años, compró una pequeña imprenta, con la que imprimió The Weekly Herald ("El  Heraldo Semanal"), primer periódico editado en un tren, y también anuncios de los diarios de Detroit, con el fin de aumentar sus ventas.

En aquellos días comenzó a quedarse sordo. En la infancia había padecido la escarlatina y su sentido del oído sufrió las consecuencias. Cierto día en que corría para tomar el ferrocarril, un empleado le ayudó a subir tirándole de las orejas y notó que algo estallaba en el interior de su cabeza. Desde entonces adoleció de la sordera que le haría decir más tarde: "No he oído el canto de un pájaro desde los 12 años".

En agosto de 1862, Edison vió, en una de las estaciones por las que pasaba, que el hijo del jefe de la misma estaba en la vía por la que avanzaba un ferrocarril. Sin pensarlo dos veces, corrió, cogió al niñito de un brazo, tiró de él y se apartó de los railes a tiempo de no ser arrollado. El jefe de estación, en señal de agradecimiento, se brindó a enseñarle el manejo de un aparato telegráfico. Edison aceptó la propuesta muy agradecido e inició su aprendizaje con uno que él había construído.

Así pues, a la edad de dieciséis años, Thomas Alva Edison emprendió la carrera de telegrafía. Le llevó de Port Huron a muchas otras poblaciones y, por último, a Nueva York. Jamás renunció al intento de perfeccionar el telégrafo. En todas partes se le reconoció como el operador más veloz, y creó una escritura especial para anotar los mensajes, mezcla de letra manuscrita y de imprenta facilísima de leer. Tiempo después ideó métodos para transmitir cuatro, incluso seis comunicados por el mismo alambre.

Edison apareció en Nueva York en 1869, solo y con deusas. Poco más tarde, solicitaba empleo en las oficinas de la Gold Indicator Company, precisamente en el momento en que se había estropeado la máquina que registraba el precio del oro. Nadie sabía repararla hasta que el joven de aspecto miserable se ofreció a intentarlo. Dos horas después, Al había reparado la máquina indicadora y obtuvo ocupación permanente.

Los primeros inventos

Un año más tarde, Edison recibió una importante cantidad de dinero por su primer invento práctico: la "imprenta universal de Edison". Muy sorprendido de su riqueza repentina, cobró en moneda contante y sonante (no conocía la existencia de bancos ni cheques), y la llevó encima a todas partes, hasta que alguien le convenció que lo ingresara a una institución bancaria.

Con aquél dinero estableció una pequeña fábrica en Newark (Nueva Jersey), donde manufacturó teleimpresores, es decir, instrumentos telegráficos que enviaban y recibían precios y cambios del mercado de valores. Durante seis años colaboró asimismo a la mejora de la máquina de escribir y contribuyó con muchos adelantos a la marcha de la Western Union Telegraph Company.

Viajó entonces a Europa y, a poco de su regreso, inventó "la pluma eléctrica", la primera máquina mimeográfica (reproductora del material impreso o escrito).

En 1876 mudó su laboratorio a Menlo Park (Nueva Jersey), donde, a los treinta años, creó el fonógrafo, aparato para registrar y reproducir sonidos. "Jamás me sentí mas asombrado en mi vida", declaró posteriormente, cuando su invención repitió el simple estribillo "María tenía un corderito...". Fue el único de sus muchos inventos que tuvo éxito al primer intento. Edison cobró al punto fama en todos los Estados Unidos.

En 1878 ya se había inventado una luz eléctrica, en las que las lámparas eran de arco voltaico. Consistían en dos varillas aguzadas de carbón, que, al saltar una corriente de una a otra, llenaban de vapor de carbón el aire existente entre ellas. Así se obtenía una fuerte luz blanca. Se usaban en algunos lugares públicos y no eran muy dignas de confianza. Chisporroteaban y daban una iluminación cruda, y muchas calles permanecían a oscuras, y resultaban peligrosas por las noches. La mayor parte de las personas usaban en el hogar luces de gas poco vivas o quinqués. Edison estaba decidido a llevar a las casas luces baratas y adecuadas.

El 21 de octubre de 1879 ensayó la primera lámpara incandescente de valor práctico. Las de esta clase tienen filamentos (alambritos) que brillan cuando los recorre la electricidad. Los filamentos actuales son de tungsteno; los de Edison fueron de carbón y duraban cuarenta horas.

Luz y energía eléctricas

Edison, había inventado la bombilla, pero no había portalámparas, interruptores, cables aislantes ni generadores seguros (máquina para producir electricidad). Durante los diez años siguientes ideó todo el sistema de iluminación y energía eléctrica que tenemos ahora. Compartió sus invenciones con el resto del mundo. En 1882 autorizó a los italianos a construir un sistema parecido en Milán. Le visitaron hombres de ciencia de todos los países para aprender cuánto se refería a la electricidad y a la luz.

Una vez hubo edificado la industria correspondiente a lo anterior, Edison se consagró a otras invenciones. Mejoró el vidrio utilizado en las ventanas y el gramófono, y creó la máquina que tomaba imágenes móviles en una película alargada. Su primer filme experimental fue "sonoro": el sonido procedió de un gramófono, sincronizado con la proyección de la película. La Edison Company produjo algunas de las cintas más antiguas y populares. Una de ellas el gran robo del tren, fue la primera dotada de argumento.

La fábrica de inventos

Fábrica de inventos en West Orange
Después de sus trabajos sobre la luz y energía eléctrica, Edison se dio cuenta de que la investigación científica debía organizarse adecuadamente. En 1887 emprendió lo que se llamaría su invención más importante, con el establecimiento de un laboratorio especializado en la investigación industrial. Se trasladó a West Orange (Nueva Jersey), donde por primera vez se trabajó en grupo en la creación de máquinas para la industria. Aquella "fábrica de inventos", dijo Edison orgullosamente, podía "construir cualquier cosa, desde un reloj de señora hasta una locomotora. Encargó a sus colaboradores que inventasen algo sin importancia cada diez días, y algo muy importante cada seis meses. Los laboratorios de investigación han llegado a ser esenciales en todas las naciones avanzadas. Deben su existencia, en gran parte, a la "fábrica de inventos" de Edison.

Otras invenciones

Se le recuerda a Edison sobre todo por sus hallazgos eléctricos, pero realizó progresos en minería, materiales plásticos, química y muchos otros campos de la ciencia e industria. Su "fábrica de inventos" desarrolló el Long Kiln ("Horno Largo"), de 46m, que produjo cemento con mucho mayor eficacia que antes. Trabajando con los Rayos X, Edison obtuvo el fluoroscopio, que los médicos utilizan para examinar el interior del cuerpo humano.

Así mismo realizó cuarenta mejoras de índole distinta para el armamento de la armada de Estados Unidos.

Edison, el hombre

Entonces hacía bastante tiempo que se conocía a Thomas Alva Edison como el "Mago de Menlo Park". Todos los días, por la mañana, reunía a sus colaboradores y empezaba la jornada contando chistes. Así establecía un ambiente de buen humor.

Tuvo cuatro hijos y dos hijas en sus dos matrimonios, y siempre fue partidario de la juventud. Un joven al que animó fue Henry Ford, cuyas explicaciones sobre motores de automóvil escuchó con entusiasmo en 1896. Mas tarde, Henry Ford afirmó que debía el éxito a Edison.

Existe una anécdota bien conocida que demuestra su decisión. Intentaba producir una batería de almacenamiento de níquel y hierro de mejor calidad. Un ayudante le preguntó si renunciaba, puesto que había fracasado en ocho mil pruebas. "¿Porqué me voy a dar por vencido? -exclamó Edison-. Sabemos, al menos, que hay ocho mil cosas que no sirven."

Su actividad no disminuyó con la vejez. A los setenta y nueve años de edad, se puso a buscar en Norteamérica una fuente de goma natural. Hizo pruebas con mas de diecisiete mil clases de plantas. Por último, obtuvo pequeñas cantidades de la materia que buscaba en una planta del género Solidago, que cultivaba en su casa de Florida.

Antes de que falleciera, el 8 de octubre de 1931, a la edad de 84 años, recibió la Medalla de Honor especial del Congreso de los Estados Unidos y centenares de galardones honoríficos. Su casa, Glenmont, y su laboratorio, incluida su inmensa biblioteca personal de West Orange, se han convertido en museos.


Hasta aquí el post, les pido comparta, comente, o den clic en algún anuncio, eso me ayudaría bastante. Muchas gracias

0